Actividad cerebral: el camino hacia la longevidad

Vector de banner creado por starline – www.freepik.com

Para la salud y la longevidad, la actividad cerebral es necesaria no menos que la actividad motora y la actividad física. Pero, por alguna razón, en el paradigma de un estilo de vida saludable nunca se le ha dado un lugar a la actividad mental. Una mentalidad que incluya una actividad cerebral activa y positiva es una parte integral de un estilo de vida saludable y una longevidad activa.

La naturaleza está predeterminada para que de la inacción venga la atrofia. El envejecimiento afecta al órgano que menos trabaja. Esto se aplica a todos los órganos humanos, incluido el cerebro. Al hacer que el cerebro trabaje más, puede retrasar el envejecimiento. ¡Por lo tanto, las personas inteligentes viven más tiempo!

Cuanto más envejece una persona, más necesita el desarrollo del cerebro, porque con la edad, el desarrollo se vuelve aburrido y la gente comienza a utilizar el pensamiento estereotipado desarrollado en el pasado. El hábito estereotipa el pensamiento y reseca el cerebro humano. Para mantenerlo en buena forma, se necesitan nuevas experiencias. Y necesitamos una vida que no solo sea larga, sino ciertamente interesante, fructífera y creativa.

Las plantillas y los estereotipos obstaculizan el desarrollo del hombre y el progreso de la humanidad en su conjunto. Era una mente flexible, una visión no estándar de las cosas, un enfoque no estándar y un desacuerdo con la opinión arraigada de que una pieza de hierro no puede nadar y volar, que los barcos de vapor y los aviones pudieron crear. Somos jóvenes mientras somos flexibles. Esto se aplica tanto al cuerpo como al cerebro. La flexibilidad de la mente y la actividad cerebral activa es el camino hacia la longevidad.

Cualquier actividad que requiera la participación del cerebro mejora sus funciones. El cerebro es el puesto de mando de todo el organismo, su cuartel general, donde se toman las decisiones y se dan las órdenes.

Actividad cerebral: el camino hacia la longevidad

Vector icono creado por freepik – www.freepik.com

El cerebro necesita actividad, al igual que el cuerpo necesita ejercicio constante para mantener la salud física durante toda la vida. El cese del desarrollo del intelecto conduce inevitablemente a la degradación. La primera señal de actividad cerebral insuficiente es el deterioro de la memoria.

El cerebro no se puede entrenar con métodos aplicables a los músculos de bombeo, pero la actividad cerebral intensa hace que el sistema nervioso sea más funcional, estable y flexible. Se forman nuevas conexiones neuronales. La formación de estas nuevas conexiones entre las células cerebrales es su capacidad única para reorganizarse. Depende de ellos qué tan desarrollada intelectualmente sea una persona. Cuanto mayor sea la actividad cerebral, mejor será la circulación cerebral y los tejidos cerebrales estarán mejor provistos de oxígeno.

La académica Natalya Bekhtereva, directora científica del Instituto del Cerebro Humano, que ha estado investigando el cerebro humano durante muchos años, dice que la actividad cerebral activa puede prolongar la vida y que las personas inteligentes viven más tiempo.

Aquí hay una cita de uno de sus artículos:

“Las estructuras del cerebro, que se activan adicionalmente al resolver una tarea creativa, están directamente relacionadas con varios aspectos de la memoria del comportamiento y el habla, la orientación en el tiempo y el espacio, las manifestaciones de la personalidad (personalidad). Al mismo tiempo, también afectan los procesos fisiológicos que proporcionan funciones importantes. Las capacidades de varias de estas estructuras incluyen la provisión de emociones, la regulación del sistema nervioso autónomo, la respiración, la frecuencia cardíaca, etc.

Creo que es la participación de una persona en el proceso creativo con toda la reestructuración del cerebro y el cuerpo que lo acompaña lo que conduce a una situación estadísticamente justificada, quizás sorprendente, en la que las personas inteligentes viven más tiempo. El cerebro revive, el cuerpo revive. Las conexiones existentes entre las células y las estructuras cerebrales se vuelven más activas, se forman nuevas conexiones y, muy probablemente, nuevas células, neuronas.

Sin negar los grandes beneficios y la necesidad del entrenamiento físico, la nutrición adecuada, considero importante hoy, dadas las tendencias del mundo moderno, enfatizar la conveniencia de la activación dirigida del potencial creativo del cerebro"...

... "Por supuesto, ni las supertareas ni la creatividad prometen la inmortalidad física, pero la longevidad activa, en igualdad de condiciones, es real".

Actividad cerebral: el camino hacia la longevidad

Vector infográfico creado por freepik – www.freepik.com

Según el British Council for Medical Research, la tasa de mortalidad de las personas que se han dedicado al trabajo mental a lo largo de su vida fue 4 veces menor en comparación con aquellas cuyo cerebro no experimentó tal carga.

Uno puede recordar muchos ejemplos de longevidad creativa activa. Entonces, Sergei Mikhalkov vivió durante 97 años, Ilya Repin pintó sus últimas pinturas a los 86, Goethe terminó Fausto a la edad de 83 años, Sófocles vivió durante 90 años y creó sus obras cuando tenía menos de 80 años.

Al igual que la condición física del cuerpo, la condición general del cerebro se puede mejorar a través de actividades estimulantes. Diferentes tipos de actividad mental desarrollan diferentes funciones y áreas del cerebro.

El neurocientífico estadounidense, el profesor Lawrence Katz, dice que pensar y analizar el mundo que nos rodea puede mejorar el funcionamiento de las partes inactivas del cerebro. Es el autor de Neurobics.

Neurobics es aeróbicos para el cerebro. Obliga a varios departamentos y áreas del cerebro a trabajar de forma rápida y armoniosa. Su principio fundamental es hacer lo habitual de alguna manera inusual.

Por ejemplo, cepillarse los dientes o escribir con la mano izquierda en los diestros y con la derecha en los zurdos conecta otro hemisferio del cerebro, que está inactivo en la vida cotidiana, con la actividad. ¡Es inusual e inconveniente, pero muy útil! El cerebro se adapta a tales cambios y transforma la estructura de las relaciones.

Para convertir las actividades cotidianas en ejercicios neuróbicos, puede cambiar la forma en que hace las cosas, así como hacer cosas que nunca antes había hecho o que rara vez hacía. Necesitas alejarte de los patrones que están incrustados en ti. Lo principal es experimentar nuevas sensaciones de las actividades ordinarias.

Mírate desde afuera, ¿qué hacemos todos los días? Vamos al trabajo por la misma ruta. Compramos la misma comida, en las mismas tiendas, la cocinamos de la misma manera. ¿Crees que todo esto contribuye al desarrollo de la actividad cerebral?

Actividad cerebral: el camino hacia la longevidad

Foto comercial creada por cookie_studio – www.freepik.com

Nuestro cerebro se construye sobre la creación de asociaciones, sobre la conexión de lo nuevo con lo ya existente. Por lo tanto, uno debe esforzarse por crear nuevas conexiones para mejorar la salud mental. Puede convertir la vida en un juego emocionante y beneficiar al cerebro.

¡Vamos a jugar! ¡Seguro que puedes idear un montón de actividades emocionantes para ti!

  • ¿Has saludado antes con la forma "Hola"? ¡Diversifica el vocabulario! Puede utilizar: "Buenas tardes", "Saludos", "Hola".
  • Prueba nuevos platos, nuevos sabores
  • Opere el mouse de la computadora con la otra mano.
  • Cambie su ruta al trabajo o la tienda.
  • Sube las escaleras con los ojos cerrados.
  • Cambia tu perfume, prueba una nueva fragancia.
  • Compra algo nuevo, diversifica tu guardarropa.
  • ¿Te encanta leer libros? Intenta escuchar audiolibros ahora.
  • ¿Estás acostumbrado a tomar café por la mañana? Beba té o compota, incluso mejor, a través de una pajita, etc., etc.

Viajar, conocer gente nueva, jugar, ver películas: todo esto te permitirá usar nuevas cadenas de neuronas. El cerebro necesita una carga. Pueden ser acertijos lógicos o un juego de ajedrez. El ajedrez, por cierto, requiere planificar varios movimientos por adelantado, mientras se desarrollan los lóbulos frontales. Aprender de memoria entrena la memoria: se activa el pensamiento asociativo. ¡Haz que tu cerebro trabaje duro si no quieres que se oxide!

Actividad cerebral: el camino hacia la longevidad

Foto de personas creada por freepik – www.freepik.com

Los ejercicios mentales aumentan el nivel de neurogénesis (la formación e integración de neuronas en una red neuronal). Tanto la actividad física como la actividad cerebral aumentan la secreción del factor de crecimiento neuronal, lo que les ayuda a crecer y mantenerse saludables.

Es útil para llevar registros. Puede, por ejemplo, llevar un diario personal. Esta es una buena estimulación cerebral. Llevar registros te permite expandir las posibilidades de tu cerebro.

Encuentra maneras de escribir para que otras personas puedan leerte. Puede ser, por ejemplo, tu blog en Internet. Comparte tus pensamientos. Al enseñar a otros, te estás enseñando a ti mismo.

Siempre debemos participar en la autoeducación y no tener miedo de asumir algo nuevo. A medida que adquirimos nueva información y aprendemos a usarla, nos desarrollamos.

Actividad cerebral: el camino hacia la longevidad

Educación foto creada por freepik – www.freepik.com

Se ha demostrado científicamente que la música previene el envejecimiento cerebral. Las neuronas involucradas en la transmisión y el procesamiento del sonido funcionan en músicos mayores con la misma rapidez y precisión que las células nerviosas de los jóvenes comunes que no tocan música.

Para el estado físico normal de una persona y su desarrollo intelectual, es importante controlar el sueño, su cantidad y calidad. La privación del sueño deteriora la memoria. La creatividad y la capacidad para hacer frente a los problemas dependen de la calidad del sueño.

El alcohol, las drogas y las toxinas son los principales enemigos de las neuronas cerebrales. Bajo su acción, las neuronas se destruyen, las habilidades mentales se dañan.

Existe la opinión de que en la vejez la memoria de una persona se deteriora y se vuelve estúpida. Esto sucede por el estereotipo imperante de que en la vejez desaparece el sentido de la vida y por lo tanto no hay desarrollo. Si el cerebro no se usa, entonces realmente deja de funcionar, procesar y recordar información, generar ideas.

Una persona cuyo cerebro está constantemente ocupado con algo, siempre tiene algo nuevo en la vida, tiene metas, planes para el futuro y es interesante para él vivir. Esta es su elección personal de quién ser en la vejez: un anciano indefenso o un anciano cuerdo. ¡No olvides que las personas inteligentes viven más!