Café instantáneo: historia y métodos de producción

depositphotos.com

Durante muchos años, los científicos han estado tratando de desarrollar formas de hacer café sin la preparación tradicional. Había dos razones principales para esto.

  • En primer lugar, es imposible preparar café en muchas situaciones: en condiciones difíciles para acampar, en ausencia de utensilios, fuentes de calor y similares.
  • En segundo lugar, existía la necesidad de almacenar los granos de café excedentes (durante los años de cosecha), que generalmente pierden su aroma y otras propiedades útiles con bastante rapidez. Las necesidades del ejército no jugaron el último papel.

El café instantáneo es un producto del procesamiento de granos de café. El resultado de esta elaboración es un polvo seco, que, tras añadirle agua (normalmente caliente), se convierte en una bebida con muchas de las propiedades del café preparado de forma tradicional.

 

La historia del café instantáneo

Contrariamente a la creencia popular, el café instantáneo tiene una larga historia. Allá por 1901 en Chicago, el químico nacido en Japón Satori Kato hizo las primeras muestras de café en polvo en el laboratorio.

Más tarde, en 1906, el químico inglés George Constant Washington, que vivía en ese momento en Guatemala, notó cómo una bebida condensada seca quedaba en jarras de plata de café. Después de experimentar, inventó un proceso para la producción masiva de café instantáneo e introdujo su marca (marca) Red E Coffee.

En 1938, el químico suizo Max Morgenthaler desarrolla su método de elaboración de café instantáneo por encargo de Henri Nestlé (empresario y también químico), quien ya ha logrado ganar capital en la fabricación de leche en polvo. Juntos presentan la marca Nescafé. Henri Nestlé ingresó al negocio del café instantáneo luego de una solicitud de los cultivadores de granos de café brasileños que buscaban urgentemente una forma de salvar la cosecha de granos de gran tamaño del año en curso. A su desesperación se sumó la escasez temporal de buques de carga para transportar materias primas de Brasil a Europa.

Café instantáneo: historia y métodos de producción

pixabay.com

 

Métodos para hacer café instantáneo

El proceso de producción de café instantáneo no es fundamentalmente complicado. Todo lo que necesita es preparar café normal a partir de granos tostados y molidos, y luego quitar el agua de la bebida y obtener un polvo que, después de agregar agua, se convierte nuevamente en una bebida. Es claro que luego de tales transformaciones, el café pierde algunas propiedades, principalmente el aroma. Desde la invención del café instantáneo, los ingenieros han estado tratando de mejorar la tecnología para hacer que su producto sepa más como el café natural.

Hoy en día, existen dos métodos principales para obtener café instantáneo: el método de secado en caliente y el método de congelación.

  • Método de secado en caliente (café secado por aspersión): el café preparado y concentrado bajo presión a través de boquillas se alimenta a una columna vertical en la que circula aire muy caliente. En este caso, el líquido del café se evapora instantáneamente y los gránulos secos caen al fondo de la columna.
  • Método de café liofilizado: en este método, el café preparado se alimenta en un tanque plano a una cámara con temperatura y presión muy bajas. En este caso, se produce una rápida evaporación del agua de la solución y el residuo seco adquiere el característico aspecto de pequeños cristales.

El método de congelación es más complejo y costoso, pero retiene mucho más sabor que el método caliente.

En los últimos años, las empresas han comenzado a utilizar un proceso mejorado para la producción de café instantáneo. El hecho es que la mayor parte del aroma, que es transportado por los aceites esenciales, se pierde precisamente durante el tostado previo de los granos de café verde, la materia prima para la producción de café instantáneo. En tecnologías simples que existían a principios de siglo, el aroma simplemente se perdía, volaba por el aire. Ahora los fabricantes han aprendido a recolectar y licuar los aceites que se evaporan y luego volver a agregarlos al producto seco.

Este proceso le permite mejorar significativamente el sabor y el olor del café instantáneo y acercarlo aún más al café natural. A su vez, los aceites se transportan congelados separados del café seco, el cual se transporta en grandes sacos o cilindros especiales de plástico o cartón “tambores”. Este método brinda a los productores la oportunidad de reducir significativamente el costo de producción de café instantáneo.