Por qué es dañino beber leche de vaca

shutterstock.com

La publicidad ha hecho que la leche sea un producto muy popular. Muchos realmente creen que beber leche es saludable, que contiene muchas vitaminas y microelementos, fortalece los huesos y, en general, es necesario para una buena salud.

En realidad, la leche de vaca es un producto dañino, y todos los nutrientes necesarios para una buena salud se pueden encontrar en muchos otros alimentos.

La leche de vaca es uno de los alimentos básicos en la mayoría de las sociedades modernas. Está ampliamente extendida la opinión de que beber leche es bueno para la salud, que es una fuente valiosa de proteínas, vitaminas y calcio, supuestamente necesario para la salud ósea.

Sin embargo, se ha acumulado mucha evidencia del impacto adverso del consumo de leche de vaca desde la vida fetal en el útero materno, pasando por la infancia, la juventud, la vida adulta y el envejecimiento (enlace al estudio).

Los índices de fractura de huesos y osteoporosis son los más altos en los países que beben mucha leche. La mayoría de los estudios sobre el riesgo de fracturas no indican que la leche sea beneficiosa para la salud ósea.

La leche no fortalece los huesos como se suele pensar. Esto ya se ha mencionado en el artículo «El calcio es inútil para fortalecer los huesos».

Los resultados combinados de estudios controlados aleatorios no solo no muestran una reducción del riesgo de fractura de cadera al agregar calcio, sino que incluso indican un posible aumento del riesgo. En cualquier fractura en estudios aleatorios se observó un efecto neutral.

Por qué es dañino beber leche de vaca

shutterstock.com

Toda la vida nos han convencido de que beber leche es bueno para la salud. Sin embargo, los estudios muestran un efecto completamente opuesto y sugieren que el consumo prolongado de leche de vaca puede estar asociado con una mayor tasa de mortalidad.

Esto contradice la noción de los beneficios de la leche, apoyada por muchos médicos y dietistas.

La idea de tal actitud hacia la leche es comprensible y simple. El calcio es necesario para mantener huesos saludables y realizar otras tareas importantes, como la regulación del ritmo cardíaco y la coagulación de la sangre, y la leche contiene mucho calcio.

Sin embargo, un volumen creciente de investigaciones muestra que solo el calcio no reduce el riesgo de fracturas, porque el cuerpo no puede absorber el calcio que necesita sin la ayuda de la vitamina D.

La leche contiene azúcares – lactosa y galactosa, que aumentan el estrés oxidativo y la inflamación crónica, lo que contribuye al envejecimiento acelerado.

El análisis de hechos de varias decenas de miles de personas reveló un mayor estrés oxidativo e inflamación en aquellos que consumen mucha leche en comparación con aquellos que beben poca leche o no la beben en absoluto.

El grupo de investigación no encontró una reducción del riesgo de fracturas con un mayor consumo de leche (enlace al estudio). Además, aquellos que bebían más de tres vasos de leche al día (en promedio 680 ml) tenían un mayor riesgo de muerte que aquellos que bebían menos de un vaso de leche al día (en promedio 60 ml).

Por supuesto, estos hechos solo muestran una posible relación entre la leche y un mayor riesgo de muerte y no prueban una relación causal directa entre el consumo de leche y la mortalidad, pero los hechos son preocupantes.

El consumo de leche está asociado con varios riesgos para la salud, incluyendo diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas y osteoporosis.

Sin embargo, los productos lácteos fermentados (quesos, yogures, etc.) reducen la mortalidad y el riesgo de fracturas.

Por qué es dañino beber leche de vaca

shutterstock.com

La leche consiste aproximadamente en un 87 % de agua y un 13 % de sólidos, que incluyen dos tipos de caseína: la principal y la de suero.

La caseína, contenida en la leche, aumenta en las personas que consumen leche los niveles de IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina) en el suero sanguíneo.

El factor de crecimiento similar a la insulina es una hormona que regula los procesos de crecimiento, desarrollo y diferenciación de células y tejidos del cuerpo. Esta hormona está presente de forma natural en la leche de vaca.

Los estudios científicos muestran que el consumo de leche aumenta en el cuerpo humano los niveles de IGF-1, lo que estimula el desarrollo de cáncer (enlace al estudio). A menudo se puede predecir el desarrollo de cáncer, especialmente de mama en mujeres y de próstata en hombres, por el alto nivel de IGF-1.

La leche tiene una correlación (relación) establecida con el cáncer de próstata, especialmente con las recurrencias de esta enfermedad (enlace). Los estudios han demostrado que la proteína de la leche, la caseína, promueve la proliferación (multiplicación de células) del cáncer de próstata. Cuanta más leche bebes, mayor es el riesgo (enlace al estudio).

Las investigaciones muestran que los productos lácteos fermentados contienen mucho menos IGF-1 que la leche (enlace al estudio). Por lo tanto, la oncogenicidad (capacidad para causar neoplasias malignas) de la leche puede reducirse significativamente mediante la fermentación.

Mucha leche es consumida en nuestro país por personas mayores. Se ha establecido una correlación muy significativa (relación) entre el consumo de leche de vaca y la prevalencia de la esclerosis múltiple (enlace al estudio).

Sin embargo, esta correlación no se encontró para el queso. Estos hechos indican el peligro que representa la leche líquida de vaca para las personas mayores.

Por qué es dañino beber leche de vaca

shutterstock.com

Una preocupación especial es la posibilidad de que el consumo de leche por parte de una mujer durante el embarazo tenga un impacto negativo en su futuro hijo.

Una madre que bebe leche de vaca durante el embarazo somete a su futuro hijo a varios riesgos, incluyendo el cáncer.

Además del IGF-1, otro posible factor que contribuye al desarrollo del cáncer es la presencia de estrógeno y progesterona en la leche de vaca (fuente). El desarrollo de formas de cáncer dependientes de hormonas, como el cáncer de mama, ovarios y útero, puede estar relacionado con la leche que se obtiene de vacas embarazadas, que tienen niveles significativamente elevados de estrógeno y progesterona.

La leche materna contiene naturalmente sustancias químicas necesarias para el desarrollo del cerebro del bebé, como la lecitina y la taurina, ninguna de las cuales está presente en cantidades adecuadas en la leche de vaca.

La proteína de la leche materna femenina consiste principalmente en albúmina, mientras que la principal proteína de la leche de vaca es la caseína.

Por qué es dañino beber leche de vaca

shutterstock.com

La leche es un alimento para recién nacidos. La composición de la leche necesaria para la alimentación de las crías de diferentes especies de mamíferos varía.

Los terneros pueden caminar casi desde el nacimiento, mientras que para que un bebé humano comience a caminar se requiere un período de tiempo significativo, por lo que su alimentación debe ser completamente diferente. Los humanos no necesitan beber leche después del destete en el transcurso de su vida.

Los nutrientes presentes en la leche están fácilmente disponibles en otros alimentos. Las personas pueden tener indicadores de salud mucho mejores si limitan el consumo de leche de vaca y proteína animal, enfocándose más en verduras y frutas, practicando deporte regularmente y obteniendo una cantidad adecuada de sol y vitamina D.

¡Los estudios demuestran que la leche no se recomienda para una alimentación saludable!