Herencia y crecimiento del niño

shutterstock.com

Está ampliamente extendida la opinión de que la altura del niño depende de cuán altos fueran sus antepasados.

Sin embargo, es más correcto considerar la herencia como un programa orientativo, según el cual un individuo hereda la perspectiva de crecer, por ejemplo, no menos de 160 centímetros y no más de 180 centímetros, otro – 150-185 centímetros, etc. Las medidas específicas de altura están determinadas en gran medida por las condiciones ambientales y el estado de salud (nutrición adecuada, clima, etc.).

El organismo crece solo si en sus células, tejidos y órganos actúan las hormonas correspondientes, relacionadas con la función del crecimiento. Estas se producen, al menos, en cuatro glándulas: la hipófisis (somatotropina), el páncreas (insulina), las glándulas sexuales (testosterona) y la tiroides. La disfunción de cualquiera de ellas lleva a la patología del crecimiento. Si hay un exceso de hormonas, se produce un crecimiento descontrolado; si cesa la producción de hormonas, el crecimiento se detiene.

Además, cabe destacar que el crecimiento también depende del trabajo del hipotálamo, el centro superior de regulación vegetativa. Al recibir y procesar información del mundo exterior y del entorno interno del organismo, el sistema nervioso da órdenes al hipotálamo. Y este, a su vez, al gestionar la producción de hormonas, influye en las funciones vegetativas, incluidas las del crecimiento. Por eso, diversas anomalías en el estado del sistema nervioso, al desorganizar su funcionamiento, afectan negativamente al crecimiento.

El crecimiento más rápido se observa en los primeros meses después del nacimiento del niño. En los primeros seis meses, el bebé crece aproximadamente entre 2 y 4 centímetros al mes. Es interesante que esto no ocurre gradualmente (como se suele imaginar), sino, como demostraron los estudios científicos, "a saltos". Los científicos notaron una peculiaridad curiosa: niños que mantenían una altura constante durante varias semanas crecían a veces en una sola noche. Sorprendentemente, en 24 horas, la altura del niño podía aumentar en un centímetro.

El candidato a ciencias médicas, el pediatra Vladimir Kovalenko, señala:

«De generación en generación no se transmite una baja estatura, sino la debilidad funcional de los órganos responsables del crecimiento. De este modo, se pueden identificar disfunciones concretas y corregirlas. El máximo efecto se logra si se aborda este problema antes de la pubertad».

  1. En primer lugar, es necesario que el niño practique ejercicio físico activamente, ya que la actividad motriz es el medio más eficaz para el sistema hormonal y la mejora del metabolismo.
  2. En segundo lugar, son recomendables los procedimientos contrastantes: frotamientos, duchas de agua fría, duchas.
  3. En tercer lugar, es necesario asegurarse de que el niño reciba una alimentación completa.

Además, existen numerosos métodos especiales, desde la acupresión hasta la meditación, con los que se puede familiarizarse en la literatura especializada.

Herencia y crecimiento del niño

pixabay.com

Nos gustaría detenernos un poco en algunos problemas psicológicos que pueden surgir en niños de baja estatura.

Los niños comienzan a prestar especial atención a su apariencia alrededor de los 13-15 años. En este momento, la mayoría de los chicos experimenta un aumento abrupto de altura (en dos años, el incremento en altura es de aproximadamente 10-14 centímetros). Pero también hay niños cuyo crecimiento no aumenta tan rápido, o se detiene por completo, lo que provoca serias preocupaciones y la formación de un complejo de inferioridad.

Los psicólogos señalan los siguientes errores más comunes de los padres al comunicarse con niños de baja estatura:

  • Ignorar las preocupaciones del niño sobre su baja estatura. Esto puede llevar a su aislamiento. Peor aún, si la baja estatura del niño se convierte en el blanco del ingenio de los padres. Hay que entender que lo que a un adulto le parece insignificante o incluso gracioso, el niño puede percibirlo de manera muy diferente.
  • La preocupación exagerada de los padres por el hecho de que su hijo "no crece". A veces esto lleva a que comiencen a "tratarlo", utilizando medicamentos hormonales de moda que pueden causar un grave daño al cuerpo del niño.

¡Padres! ¡No entren en pánico! Una persona puede crecer 10 centímetros en un año, mientras que otra necesita 5 años para ello. Si el niño se desarrolla normalmente, es posible que aún alcance y supere a sus compañeros.

Herencia y crecimiento del niño

Family outdoor photo created by prostooleh - www.freepik.com

Y otro mito más. A veces se recomienda comer carne y productos cárnicos en grandes cantidades, argumentando que las proteínas contienen muchas sustancias necesarias para el crecimiento. De hecho, las proteínas de origen animal contienen muchas sustancias importantes para el crecimiento, pero resulta que las proteínas en la dieta de quienes desean crecer deben ser comparativamente pocas. Los productos con alto contenido de proteínas son difíciles de digerir y asimilar. En pequeñas dosis tienen un efecto positivo, en grandes – negativo. Los especialistas en nutrición consideran que la proporción en la dieta diaria de proteínas, grasas y carbohidratos debe ser la siguiente: para niños de menor edad – 1:1:3; para niños mayores – 1:1:4.

Lo que sí debería haber más en la dieta de los niños de baja estatura es cobre. Los especialistas del Instituto de Higiene Alimentaria del Ministerio de Salud de Ucrania, tras estudiar la alimentación de más de 3 000 escolares en diferentes regiones de Ucrania, establecieron que la altura de los niños está directamente relacionada con el contenido de cobre en su dieta. Resultó que los niños de altura superior a la media consumían suficiente cobre, mientras que los de baja estatura, mucho menos de lo necesario. El cobre desempeña un papel importante en el metabolismo que ocurre en los tejidos conectivos (cutáneos, cartilaginosos y óseos). Los científicos llegaron a la conclusión de que su deficiencia en las células, de las cuales se desarrollan los tejidos cartilaginosos y óseos, reduce la actividad de los sistemas enzimáticos y ralentiza el metabolismo proteico. Esto lleva, como resultado, tanto a la desaceleración como a la alteración del crecimiento de los tejidos óseos.

Las principales fuentes alimenticias de cobre son: guisantes, verduras y frutas, carne de res, productos de panadería, pescado, hígado, nueces, yema de huevo, leche.

Herencia y crecimiento del niño

shutterstock.com

Y otro consejo para los padres que desean que su futuro hijo sea alto. Intenten tenerlo en primavera. Según los datos de estudios de médicos australianos, los chicos "primaverales" son en promedio 0,6 centímetros más altos que los "otoñales". No se observa tal dependencia para las demás estaciones.

En este caso, evidentemente, el factor determinante es la influencia del activo sol primaveral sobre la glándula pineal, que produce la hormona melatonina. Está relacionada con muchas de las funciones fisiológicas básicas del organismo humano: el sueño, el apetito, el deseo sexual, el estado de ánimo y, según muchos, el crecimiento. La glándula pineal se activa especialmente durante los tres meses anteriores al nacimiento y los tres meses posteriores, cuando el proceso de crecimiento es más intenso.

Investigadores daneses llegaron a resultados similares, estableciendo una relación entre la longitud corporal del recién nacido y el mes de nacimiento. En un estudio de cohorte del Registro Nacional de Nacimientos de Dinamarca, se recopilaron datos sobre la edad gestacional, la longitud y el peso al nacer de 1 166 206 niños nacidos entre 1973 y 1994. Los niños nacidos en abril tenían en promedio 2,2 centímetros más de longitud que los nacidos en diciembre. Los científicos creen que esto se puede explicar en parte por la diferencia en el tiempo de permanencia del feto en el útero. Así, la edad gestacional de los niños nacidos en invierno fue un día más corta que la de los nacidos en otras épocas del año. Se observó que las fluctuaciones en la longitud promedio de los recién nacidos tienen un carácter sinusoidal con un periodo de 6 meses. Los picos del indicador se observaron en primavera y otoño, lo que en parte concuerda con los datos de los científicos australianos.