Conceptos erróneos comunes sobre las dietas

Image by freepik

Para perder los "kilos de más", muchas mujeres utilizan las recetas más inesperadas. Algunas aconsejan comer trigo germinado por la mañana, solo nueces en el almuerzo y una cucharada de miel en lugar de la cena. Otras personas igualmente sabias recomiendan comer solo dientes de león, llantén o quinoa, etc. Un tercer grupo aboga únicamente por alimentos crudos (incluida la carne).

Pero hay también diversas revistas femeninas y sitios web donde se publican regularmente una gran cantidad de dietas diferentes, muchas de las cuales tienen un tinte pseudocientífico y, por lo tanto, parecen convincentes a los ojos de los lectores crédulos (o mejor dicho, lectoras).

Estos son algunos conceptos erróneos dietéticos populares entre las mujeres:

  • el postre de gelatina no contribuye a la acumulación de grasa;
  • el pomelo provoca pérdida de peso;
  • las frutas no tienen calorías;
  • los productos con alto contenido de proteínas no tienen calorías;
  • 200 gramos de carne aumentan la grasa menos que 200 gramos de patatas;
  • las tostadas tienen muchas menos calorías que el pan.

Debo decir que el negocio de las dietas es bastante rentable: no hay gastos especiales, pero las ganancias de la venta de literatura popular son colosales y esos sitios web son frecuentemente visitados. Al escribir un libro "de moda", el dietista se convierte inmediatamente en un especialista "de moda" y vuelve a obtener buenos beneficios. Y que sus dietas no ayuden o funcionen solo por autosugestión, ¿realmente le importa tanto? Pero para nosotros, es importante, y por lo tanto es deseable conocer al menos los mitos básicos sobre las dietas.

 

¿Es una invención moderna la dieta?

Mucha gente piensa que el interés por las dietas es una obsesión propia del hombre moderno. Sin embargo, no es del todo cierto. Los orígenes de la dietoterapia moderna se encuentran en un pasado lejano. Por ejemplo, en China, los primeros médicos dietistas ya existían en tiempos de la dinastía Zhou (alrededor del siglo II a.C.), y daban sus recomendaciones para el tratamiento y la prevención de diversas enfermedades.

Así, a los niños delgados se les recomendaba una decocción espesa de arroz, yemas de huevo, frijoles, pescado, es decir, productos ricos en proteínas completas, así como verduras y frutas ricas en vitaminas y sales minerales. Para los edemas se recomendaba comer gachas de frijoles negros, para la tos – de almendras. Para la disentería – gachas de pescado. A las personas mayores se les prescribía comer frecuentemente y en pequeñas cantidades.

Los antiguos dietistas afirmaban que en la alimentación era necesario tener en cuenta las características individuales de la persona. El cuerpo necesita todos los productos, pero su proporción y cantidad deben cambiar según la edad, constitución, hábitos y clima.

Por ejemplo, en invierno se preferían los alimentos que "calientan" el cuerpo. Estos son huevos, platos preparados con productos de cereales: trigo, cebada, avena; alimentos picantes – cebolla, rábano joven, pimienta; pescados y carnes grasos. En invierno, el metabolismo se activa, por lo que se puede comer más alimentos picantes y grasos.

En verano, por el contrario, el cuerpo necesita enfriarse, y la dieta debe estar dominada por alimentos "refrescantes": arroz, patatas, zanahorias, repollo, rábanos, frutas, bayas, pato, ternera, pescado (no graso), etc.

Las dietas terapéuticas fueron utilizadas prácticamente por todos los grandes médicos: Avicena, Paracelso, Hipócrates. Hipócrates decía:

"Tu comida debe ser tu medicina y tu medicina debe ser tu comida".

Desde mediados del siglo XVIII, la naturopatía como dirección separada comenzó a desarrollarse en Alemania. En el siglo XX, alcanzó un desarrollo especial en Suiza, Alemania, Inglaterra y América.

Conceptos erróneos comunes sobre las dietas

Bild von jcomp auf Freepik

 

¿Son efectivas las dietas "de moda"?

La dietología siempre ha sido una rama irracional de la salud pública. Con las enfermedades más diversas, imponía terapias dietéticas estrictas de forma inusual, sometiendo así a los pacientes a tortura.

Se ha calculado que actualmente en el mundo existen más de 28,000 dietas. También es interesante que el 65 % de los estadounidenses al menos una vez al año comienzan una nueva dieta. No hay datos sobre la frecuencia con la que nuestros compatriotas empiezan una dieta, pero probablemente no sea mucho menor que los estadounidenses.

Debemos señalar de inmediato que no estamos hablando de dietas terapéuticas (raciones alimenticias especialmente diseñadas y recomendadas en la práctica médica), sino de las llamadas "dietas de moda", aquellas que prometen una figura ideal y la eliminación de todas las enfermedades en una o dos semanas, un mes. Y hay muchas de esas dietas: dietas por puntos, bajas en calorías, ricas en proteínas, vegetales, quesos, inglesas, japonesas, francesas, hollywoodenses, de ballet, etc.

La característica distintiva de casi todas las "dietas de moda" es que en la mayoría de los casos no ayudan. Y, en primer lugar, porque se basan en la restricción forzada de ciertos alimentos. Solo en raros casos, las personas con una gran fuerza de voluntad logran "cambiar" con la ayuda de la dieta. En la mayoría de los casos, los sufrimientos que experimenta una persona al seguir una u otra dieta son infructuosos.

El Doctor en Ciencias, Director de la Clínica de Nutrición del Colegio Médico en Houston (EE.UU.) John Foreyt afirma:

"Las dietas de moda que eliminan completamente los carbohidratos o se basan en un solo tipo de alimento, como pomelos o sandías, pueden causar problemas de concentración y capacidad de pensamiento claro ya en el tercer día. Cuando dedicamos demasiada energía a preocuparnos por la comida, esto afecta negativamente todos los aspectos de la vida".

Resulta que alrededor del 90 % de las personas que siguen diferentes dietas con la esperanza de perder peso, luego recuperan los kilos perdidos en un promedio de cinco años. Esta conclusión fue alcanzada por los directores de los institutos nacionales de salud de EE.UU., que discutieron la eficacia de varios métodos de pérdida de peso.

Como han demostrado los estudios realizados por la Asociación Dietética Americana, los intentos demasiado decididos de perder peso practicados por chicas jóvenes (dieta, ejercicios físicos intensivos, uso de supresores del apetito, laxantes e inducción intencional de vómito) aumentan las posibilidades de que con el tiempo ganen mucho peso. Mientras que a las personas que no intentan perder peso, generalmente les resulta mucho más fácil mantener su forma.

No hace mucho, los médicos británicos del King's College de Londres demostraron que la grasa que se acumula cuando abandonas la dieta puede ser más peligrosa para ti que la grasa original. El profesor Tom Saunders señala:

"Si sigues y abandonas una dieta repetidamente, la distribución de la grasa cambia. La grasa que vuelves a ganar se deposita principalmente en la cavidad abdominal, cerca de los órganos internos, en lugar de entre los músculos y la piel en los costados y muslos".

Según los médicos, esto es muy peligroso porque la grasa se filtra de allí al hígado y al torrente sanguíneo, causando un aumento brusco del colesterol en la sangre. Esto, a su vez, lleva al riesgo de accidente cerebrovascular y puede provocar la formación de cálculos en la vesícula biliar, ya que parte del colesterol puede cristalizar allí.

Aquellos que han intentado varias dietas para perder peso han notado que cada vez es más difícil lograrlo. El cuerpo recuerda la dieta como un caso extremo, y con cada vez se resiste más.

Entonces, al hacer dieta, te arriesgas a contraer enfermedades cardíacas, cálculos biliares, diabetes, anemia, cáncer y osteoporosis. También tendrás cabello seco, quebradizo y desordenado, piel de aspecto poco saludable y ojos apagados. Te sentirás deprimido y, lo más importante, pronto engordarás nuevamente.

¿Qué deben hacer aquellos que quieren perder peso? Lo mejor es no confiar en dietas o píldoras milagrosas, sino llevar un estilo de vida saludable, comer adecuadamente y moverse más. Escucha las palabras del representante de la Asociación Americana de Institutos de Salud, William Hall:

"Olvídate de la palabra 'dieta'. Come más frutas, verduras y cereales, e introduce en tu dieta solo aquellos cambios saludables que puedas mantener de por vida".

Conceptos erróneos comunes sobre las dietas

Imagen de freepik

 

Dietas estrictas

Algunos piensan que las dietas "severas" y estrictas son especialmente efectivas. Esto no es más que un mito. Tales dietas, que excluyen los carbohidratos, "eliminan el agua". Quien practica tal dieta pierde peso rápidamente y se alegra, pensando que se ha deshecho de la grasa. Desafortunadamente, la grasa se va muy lentamente, pero vuelve a acumularse rápidamente después de la dieta. Además, a menudo se gana más peso del que se tenía antes. Esto se debe a que, si se consumen más de 1,000 calorías menos cada día, el cuerpo se adapta a un régimen de alimentación estricta. El proceso de metabolismo se ralentiza en un 10-30 %, es decir, las calorías se queman más lentamente. Después de tal dieta, la persona regresa a sus hábitos anteriores. Pero el cuerpo no puede adaptarse rápidamente al nuevo ritmo y sigue quemando calorías lentamente, de ahí el nuevo aumento repentino de peso.

Otro punto importante: en personas que siguen una dieta estricta, el cerebro, privado de su suministro habitual de glucosa, puede "protestar", lo que a veces se manifiesta en trastornos neuropsiquiátricos.

Las más estrictas de ellas pueden, al final, causar enfermedades cardíacas o cáncer.

El conocido especialista en nutrición William Pokhlebkin advierte sobre el peligro de las monodietas:

"Lo principal es no comer siempre lo mismo, como solo patatas o solo caviar negro. Esto arruina el metabolismo. Muchas personas piensan que el cuerpo es como un horno: lo que le eches se quemará y producirá calor. Pero no. Entiende que el cuerpo no puede especializarse solo en kéfir (esto lo digo para quienes quieren adelgazar) o solo en vegetales. El cuerpo no puede tener una especialización estrecha en un solo producto".

Psicólogos ingleses probaron a sesenta mujeres absolutamente sanas en cuanto a atención, memoria y velocidad de reacción. El primer test se realizó después de una dieta estricta, y el segundo después de comer hasta saciarse. Los resultados de las pruebas "hambrientas" fueron entre un 20-30 % peores que los "saciados". Esto permitió a los científicos concluir que la dieta es un verdadero estrés con todas las consecuencias que conlleva.

Conceptos erróneos comunes sobre las dietas

Image by freepik

 

Mitos comunes sobre las dietas

Algunos alimentos no engordan

Demasiadas calorías pueden hacerte engordar independientemente de si se encuentran en pepinos, limones, requesón sin grasa o en una chuleta. Por lo tanto, es recomendable conocer la medida en la comida.

 

Los alimentos crudos son mejores que los cocidos

No todo es tan sencillo. Algunos vegetales, como las berenjenas y los frijoles verdes, contienen sustancias tóxicas que se vuelven inofensivas solo después del tratamiento térmico. Además, los alimentos crudos no siempre son bien digeridos por el estómago.

 

Las enzimas queman grasa

En realidad, no existen enzimas que descompongan la grasa. Las frutas ricas en enzimas, como la piña y la papaya, a las que se atribuyen propiedades "quema-grasas", en realidad solo ayudan a la digestión, lo cual, por supuesto, también es bueno. Sin embargo, su consumo no es razonable cuando una persona come alimentos dietéticos bajos en calorías. A una temperatura de alrededor de 40 °C, las enzimas pierden sus propiedades, por lo que se deben comer frutas frescas y no en conserva.

 

Engordamos solo por la grasa

En realidad, como muestran los estudios, no importa si comemos mantequilla o pan integral. Lo principal es la cantidad de comida que se come. Un ejemplo son las estadounidenses gordas que comen galletas dietéticas sin grasa. En realidad, no debes privarte de una pequeña cantidad de grasa, ya que gracias a ella te sentirás más saciado que con una tonelada de galletas secas.

Por su parte, los dietistas estadounidenses también identifican una serie de conceptos erróneos comunes sobre los alimentos, su almacenamiento y consumo.

 

Los productos dietéticos ayudan a perder peso

Esta afirmación es incorrecta. El hecho es que los productos dietéticos y los que se comen durante una dieta no son lo mismo. A veces contienen tanta grasa como los productos normales, y a veces incluso más.

 

La ensalada es el elixir de una figura esbelta

Esta opinión es en cierto modo cierta, ya que las hojas de ensalada prácticamente no contienen calorías. Sin embargo, no se suelen comer solas. Y la mayoría de los aderezos para ensaladas contienen mucha grasa: una cucharada – alrededor de 80 calorías. Por lo tanto, una porción de ensalada puede exceder las 660 calorías. Es poco probable que tal "elixir" contribuya a la pérdida de peso.

Conceptos erróneos comunes sobre las dietas

Image by freepik

 

Productos con azúcar

Algunos piensan que para reducir el contenido de carbohidratos en la dieta, deben reemplazar los productos que contienen azúcar con dulces o chicles que lleven la etiqueta "sin azúcar" o "dietético". Sin embargo, estos productos contienen edulcorantes sintéticos: sorbitol, manitol o hexitol. Estas sustancias sufren las mismas transformaciones en el cuerpo que los carbohidratos, solo que más lentamente.

 

El hígado es muy beneficioso

Esto no es tan claro. El hígado, por supuesto, es rico en vitaminas, sales minerales y proteínas, pero también contiene mucha grasa y colesterol.

Además, según la Asociación Dietética Americana, en el hígado del ganado se acumulan en cantidades peligrosas productos químicos y hormonas que ingresan al cuerpo del animal junto con los alimentos. Y el hígado del oso polar es en realidad peligroso: contiene una dosis mortal de vitamina A para el cuerpo humano (aunque la posibilidad de darse un festín con el hígado de un oso polar es, de hecho, bastante remota para la mayoría de nosotros).

 

"Picar" es perjudicial

Durante mucho tiempo, esto fue la creencia en los círculos médicos. Sin embargo, según las últimas investigaciones, no es tan importante la frecuencia con la que comes, sino lo que comes. Por lo tanto, picar entre las comidas regulares está bien si eliges frutas o yogur bajo en grasa.

 

Un desayuno ligero ayuda a perder peso

No se ha encontrado tal conexión. Tal vez sea mejor comer 3-4 horas después del amanecer. Entonces el hambre no te atormentará durante el día, y podrás pasar con ligeros "bocadillos".